La Cabrilla- “Vía del Esbarón”

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Los Riscos de la Cabrilla

Hablábamos en el camino de bajada sobre qué nombre ponerle a la vía…

El día, para tomar fotos de paisajes fue excelente, pero para escalar, aparte del frío, los dos tercios superiores de la pared estaban tapizados de verdín húmedo y restos de nieve en las fisuras que hicieron que una escalada aparentemente sencilla en grado, acabara no siéndolo.

Entre bromas y sin olvidar la batería de tontunas que repetidamente seguimos contando, fueron Ángel y Tomás los que empezaron a descifrar algunas de las expresiones más significativas del “Diccionario Arenense”… ¿Cuántas veces te has “esbaráo” hoy?. Me estaba “esbarando” continuamente… yo me esbaro, tú te esbaras, él se esbara… nosotros… vosotros… no hubo nadie que no se “esbarara” ese día.

La pared la localizamos Ángel y el que suscribe hace un par de años de manera fortuita y quedó en el olvido hasta el otro día, cuando debido a la suave nevada del día anterior buscamos algo que aparentemente no ofreciera muchas dificultades para escalar y salió la “Vía del Esbarón”.

Como en los Riscos de la Cabrilla hay mejores vías para escalar e infinitamente más sencillas de encontrar, no merece la pena intentar descifrar cómo se accede a esta pared, no creemos que la vía se repita.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Ascendiendo desde el valle las nubes juegan a tragarse el Espaldar de los Galayos y La Mira

3

4.jpg

5

Primer largo… una instantánea tomada por Tomás Mesón con el zoom

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Ángel Pablo Corral y Ángel Rituerto llegando a la primera reunión del “Esbarón”

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Inicio de la travesía del segundo largo

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Qué bonito sigue siendo Gredos…

9.jpg

10.jpg

El grupo enterito… David Resino, Tomás Mesón, Ángel Pablo Corral, Isa Asensio, Nicolás Durán y Ángel Rituerto.

VÍA DEL ESBARÓN

 

 

 

Anuncios

Revista “Peñalara”. Nº 554

Presentación1

Cuando tienes entre tus manos un ejemplar de “Peñalara”, debemos de ser conscientes que sus páginas han ido completándose por infinidad de alpinistas y naturalistas cuyos renglones solo dejaron de plasmarse durante los años de la guerra civil española.

“Peñalara” no es una revista más, es la revista más antigua escrita en lengua castellana. Fue fundada en 1913 por Constancio Bernaldo de Quirós y desde esa fecha, ha demostrado una gran resistencia al paso del tiempo. “Peñalara” es una gran biblioteca alpina que ha de cuidarse, para que sus contenidos puedan llegar a nuestras manos en las décadas venideras.

El nº 554 arranca con la sección “Alpinismo hoy” en la que el director de la revista, Ángel Pablo Corral, detalla las actividades alpinas más relevantes que son motivo de comentario en el mundo alpino de estos últimos meses.

Joan Quintana i Paredes, presidente del GAME, nos traslada a través de un sugerente artículo al Macizo del Mont Blanc para darnos a conocer a través de una pequeña guía, las goulottes de la vertiente norte de la arista des Cosmiques a L´Aiguille du Midi.

El “Corredor Watade” de Peña Telera es el protagonista de la segunda historia. Ángel Sonseca es el encargado de diseccionar largo a largo esta joya pirenaica a través de una escalada que realizó con Manu Córdova.

En un artículo enfocado a las actividades realizadas por los socios de la R.S.E.A Peñalara, Isidoro Rodríguez Cubillas, nos conduce por el Macizo del Alto Atlas para contarnos el periplo realizado por 27 peñalaros en la XX edición de la “Ruta Bereber”, paisaje, esfuerzo y cultura concentrados en estas montañas marroquíes.

Las carraras de montaña son otro de los ámbitos de trabajo de la sociedad y es Santiago Díez San José el que nos detallará cómo ha evolucionado el “Cross 3 refugios” desde su primera edición hasta la fecha, una vez cumplido su 25 aniversario.

¿Quieres saber dónde y cuándo se colocaron las primeras clavijas de escalada en España?, será Joaquín Bejerano el que nos mostrará estas curiosidades históricas de la escalada.

En la parte central de la revista, a doble página, aparecen cada una de las tres fotografías premiadas en el LXXI “Certamen de fotografía Peñalara”, un regalo para los ojos proveniente de una escena de escalada en Atxarte, de las agujas de Grand Charmoz y del Grépon en Chamonix y de los perfiles dentados de los Picos de la Cascada en el Pirineo.

El gran alpinista Carlos Soria viajó a Nepal con la finalidad de ascender el Ama Dablam y a la vez, realizar un trekking solidario para colaborar con la asociación “Ayuda Directa Himalaya”. Un grupo de montañeros se unieron a esta iniciativa que es narrada en este número de la revista.

“Quien es quien” es la sección en la que puede verse el lado más personal de algunos de los integrantes de la Junta Directiva de Peñalara. En este caso son Luis Guillén, Ángel Pablo Corral, Miguel Tébar y Enrique Hidalgo los que nos muestran cómo ha sido su relación y evolución en la montaña.

La sección “Protagonistas”, es un espacio dedicado a la montaña y su conexión con la cultura y en ella, se detallan algunos de los acontecimientos donde la cultura de montaña ha estado presente. En este número, los honores corresponden a Jorge Delgado, nieto de Julián Delgado Úbeda, Carlos Soria, Juan José Zorrilla, Nicolás Ortega, César Pérez de Tudela, Pedro Antonio Ortega “El Ardilla”, Marina Fernández Sanz y Félix Méndez”

Tiernas y cercanas, así son las últimas páginas de la revista, las dedicadas a alpinistas que nos han dejado recientemente, imágenes y cariñosos textos nos muestran cómo fueron Javier Mayayo, Bonifacio Malagón y Javier Morillo.

Miguel Tébar cierra el número 554 con su habitual sección de comentario de novedades editoriales.

Si estuvieras interesado en suscribirte a la revista, la información sobre cómo hacerlo la puedes encontrar en la página de la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara, cuyo enlace te facilito:

http://penalaraonline.org/

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

ESPOLÓN DE LAS SAGAS ISLANDESAS. D.Sup. 215m

Jojulsarlon

No puedo explicar la razón por la que sentimos tanta atracción por la tierra del hielo y del fuego… es necesario ir y ver esa naturaleza cambiante perfumada de azufre y vestida de colores imposibles.

Siempre que paso un rato con Manu acabamos hablando de lo mismo, de las puertas del ártico, de esos rincones únicos donde nos conocimos, contemplando los bailes de las auroras boreales mientras cocinábamos sobre unas brasas los eqalug recién pescados en el arroyo de Tasiusaq…

Groenlandia, Islandia… no fueron destinos fugaces, fueron estancias largas y repetidas en sucesivos años… no hay descripción posible, ni relato corto que contar, los deseos solicitan volver…

El “Espolón de las sagas islandesas” no es otra cosa que el recuerdo cíclico que nos unió y unirá para siempre con las tierras del norte, con el fuego, el hielo, la ceniza, la lava y el verde permanente.

“Espolón de las Sagas Islandesas”. Gredos. Macizo de los Riscos del Francés.

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SITUACIÓN DE LA VÍA Y RESEÑA:

plano

ESPOLÓN DE LAS SAGAS

PEÑA CHILLA – “CRESTA OESTE”. 1050m. D.Inf

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Cuando efectuamos alguna escalada en algún rincón poco transitado, siempre procuro acordarme de aquellos que pusieron las bases del conocimiento del lugar al que nos dirigimos.

Peña Chilla es un entramado de paredes y agujas que vistas desde la Garganta Tejea presentan un aspecto imponente, sobrio, con orientación oeste, generalmente frío, no en este año, donde unos días antes de la entrada del nuevo, aún no había nieve en las zonas orientadas al sur de las cumbres más elevadas del Circo de Gredos.

La primera reseña alpina del lugar se la debemos a Antonio Javier Arteche, escalador con dotes de artista, que a plumilla plasmó con gran rigor las siluetas de las principales cumbres del lugar, Punta Elena, las tres cimas de Peña Chilla, la sur, central y norte y la aguja denominada “Guerrero del Arco Iris”. Cada vez que acudo al lugar, más respeto siento por la figura de este escalador y de sus compañeros de grupo.

La “Cresta Oeste” de la cima norte de Peña Chilla es un recorrido alpino del cual no hemos encontrado información de anteriores escaladas. Se trata de una actividad sencilla, de poco compromiso ya que presenta muchos escapes hacia el lado norte, pero que consideramos que es una actividad montañera de cierta exigencia física, que exige uso de cuerda en la mayoría de sus tramos y que llega a la cumbre norte pasando por la mayoría de las agujas de la cresta.

El premio a la actividad se obtiene en la cumbre, cuando se contempla el grandioso decorado que presenta el alto Gredos con todas las formaciones rocosas de las gargantas de Tejea y Chilla, siendo probablemente el mejor mirador de estas gargantas sureñas.

La actividad la realizamos en el día saliendo desde Puente Pinillo, comenzando a caminar a las seis de la mañana y estando de regreso pasadas las ocho de la noche. La ida y la vuelta la hicimos por la Garganta Tejea tomando como referencia los Chozos del Tío Domingo. Aunque la ida conviene hacerla por este itinerario, consideramos que cometimos el error de bajar nuevamente a los chozos tras la escalada a recoger las mochilas, ya que es mejor escalar con la mochila y descender desde la cumbre por el Camino del Tío Domingo hacia Puente Pinillo, recorrido que creemos nos hubiera ahorrado casi dos horas.

Actividad realizada por Luis Agüero, Ángel Pablo Corral y David de Esteban Resino.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CROQUIS DE LA “CRESTA OESTE” DE PEÑA CHILLA NORTE – SIERRA DE GREDOS

CRESTA PEÑA CHILLA NORTE

DIEDRO DE LA LOTERÍA. MD. 6a

Diedro de la loteria 66

Tenemos familia… Nos ha tocado la lotería.
Tenemos a quien querer y quien nos quiera… Nos ha tocado la lotería.
Tenemos salud (con nuestras pequeñas cosas)… Nos ha tocado la lotería.
Tenemos un sueldo que a unos les parecerá poco pero para nosotros es suficiente… Nos ha tocado la lotería
Tenemos comida y ropa de sobra… Nos ha tocado la lotería.
Tenemos la suerte de que nos gusta hacer algo precioso que es escalar y para colmo, de vez en cuando, … abrimos una nueva vía… definitivamente, nos ha tocado la lotería.
Feliz 2016… Suerte y que día a día nos siga tocando… La lotería.

lOTERIA 2

66

DIEDRO DE LA LOTERIA

 

 

Fisura del 24 de diciembre. MD.Sup. 6a+

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Se acerca la Navidad…

Fue el día 24 de diciembre del pasado año cuando estuvimos en Peñita de Arenas.

Recuerdo que por el camino, Ángel y Aleja iban lamentándose por la falta de nieve en la sierra y por la temperatura, alta para las fechas, lo que provocaba que pudiéramos aún estar abriendo vías, cuando en otros años, lo normal sería estar ascendiendo por algún corredor nevado.

Lo de este año sí que está siendo anormal, tiene que llover y tiene que nevar, y ha de hacerlo no para que nosotros podamos disfrutar de la nieve y el hielo, sino sobre todo, para que el abastecimiento de agua para personas y ganado esté asegurado en el verano y para que el campo luzca sus mejores galas… reconozco que soy de los que se ponen algo nerviosos cuando escucho a alguien decir eso de “no me gusta que llueva” y es que hay personas que deben creer que el agua se fabrica.

Recuerdo una vez, hace ya algunos años, que escribí a Maldonado, el del tiempo, porque no me parecía bien que para denominar al tiempo despejado o soleado se utilizara la expresión “Buen tiempo” y cuando llueve “Mal tiempo”, no debió leer mi carta porque lo sigue haciendo en su web… y es que haber sido niño de pueblo y haber visto pasar penurias a los abuelos por la falta de agua en los veranos, da otra perspectiva de las cosas.

Esperemos que en esta Navidad, los Reyes vengan antes de lo previsto y nos traigan agua y nieve… y en abundancia… sería el gran regalo.

24 DE DICIEMBRE

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

“Perseo”. MD. 6a+. 310m

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Hay modos de hacer montaña que recuerdan a épocas pasadas, cuando la información era escasa y la aventura no consistía solo en la escalada, sino que comenzaba en el inicio del camino, intuyendo el lugar donde se quería llegar, pero desconociendo la forma y la duración del trayecto a realizar.

“Perseo” se abrió hace tan solo unos días. La Tejea nos sorprendió con un inesperado haz de agua brava, fruto de las primeras nieves caídas en el alto Gredos. El estrépito continuo del torrente rompió el silencio de una noche cerrada en la que la luna nos saludó con una silueta finísima que recordaba el filo de una hoz y consecuencia de esa ausencia de luz, centenares de bombillas iluminaban estos cielos puros que el hombre actual ya ha dejado de ver.

Eran las 5.45 de la madrugada cuando comenzamos a caminar ayudados de los frontales en busca de las primeras curvas de la vereda. El brusco ruido producido por la huída de un animal a través de la hojarasca, sirvió para que emitiéramos algún susurro de admiración en nuestro tránsito a través de la imperceptible senda recubierta con las hojas muertas de los robles y castaños en su otoñada.

Al llegar a los Chozos del Tío Domingo, aún de noche, recordé las entrañables conversaciones que mantuve con Javier Arteche, la persona que inspiró al grupo que hizo las primeras exploraciones alpinas del entramado de Peña Chilla y artista que creó a plumilla los primeros dibujos descriptivos de las paredes.

Tras cruzar el torrente bajo los chozos y remontar parte de las primeras lomas, comprobamos la imposibilidad de ascender por la canal separadora de la cumbre central y la norte de Peña Chilla, ello se debió a la humedad de alguno de sus tramos. Esta circunstancia nos obligó a trepar por un largo y discontinuo espolón rocoso que nos dejó a un centenar de metros por debajo de la base del último pilar de la escalonada cumbre central.

Cuando creíamos que tras repetidos intentos, no podríamos descender a la canal, la montaña, in extremis, nos marcó un camino fácil de descenso entre rocas y hierba que nos dejó en el punto que inicialmente queríamos, la base del gendarme inferior de Peña Chilla Norte, eran las 9. 15 de la mañana.

Unos minutos más tarde, con el frío instalado en la sombría canal, comenzaríamos la escalada, tarea que se prolongó hasta pasado el mediodía, hora donde el sol hizo valer las bondades de los veranillos de noviembre, permitiéndonos escalar los últimos tramos en camiseta de manga corta, circunstancia que agradecimos.

“Perseo” no pasará a la historia de las grandes vías gredenses debido principalmente a la falta de continuidad de su trazado, pero para sus aperturistas, este pequeño sueño, supuso trece horas de actividad continua, de exploración gredense en pleno siglo XXI, una manera distinta de hacer montaña en la que las motivaciones tradicionales volvieron a tomar forma y cuerpo.

“Perseo”, constelación boreal cercana a Casiopea… una creación de Manu San Segundo, Juan Villar y David de Esteban Resino.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

114

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

APROXIMACIÓN Y RESEÑA DE LA VÍA          

999

PERSEO