Tomás Mesón… una mirada a las montañas

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Las agujas del Galayar se muestran silenciosas en un día de cielos despejados y ligera brisa.

Con la cámara colgada del cuello y con mirada curiosa, mientras habla, examina cada rincón de las canales y de las agujas, intentando imaginar cuál es el enfoque y la luz adecuados para una nueva toma.

Ya hemos dejado atrás el punto de separación del comienzo de la Apretura y del camino que transita por las “zetas” y de inmediato, me doy cuenta de que no voy por donde siempre, ya que tras su estela, vamos ascendiendo con cierta velocidad a través de una espina rocosa que apunta directamente al Victory… estoy siguiendo los pasos de Tomás… de Tomás Mesón.

Continuamos trepando e interiormente me siento reconfortado al escuchar esa voz pausada y profunda que va enlazando recuerdos de una época en la que las heridas verticales de las torres y agujas de Galayos iban forjando el espíritu de una brillante generación de escaladores arenenses.

Hablamos de Comicci, de las puntas de la Cresta del Amealito, del Risco del Enebro, del visible techo del Tupé y con la sabiduría que da el haber vivido con el enfoque adecuado, lejos, muy lejos de cualquier atisbo de arrogancia, con sencillez y mucha pausa, continua hablando de Galayos y de las montañas con el mismo amor y cercanía que lo haría una persona describiendo al ser al que ama.

Observo a Tomás agarrándose con fuerza en un paso de la pequeña cresta, y le veo entusiasmado midiéndose en una sucesión de movimientos que podría haber evitado por una zona más fácil. No hay duda, su instinto alpino sigue intacto a pesar de que su cuerpo robusto ha perdido las formas y agilidad de épocas pasadas.

Paro un poco y me distancio y sin que él se dé cuenta, le miro con una contenida admiración mientras comparo su actuación con los flashes que nos muestra el mundo alpino actual, un mundo que solo entiende de éxitos, de grados, de eficacia, clasificando a los hombres en función de datos que nos alejan de una dimensión más profunda e infinitamente más pura, aquella que lejos de catalogar, realza la sensibilidad, la perseverancia y el amor puro por las montañas.

Una hora más tarde, tras ascender por unos sistemas de canales distintos a la ruta normal, llegamos a la torreta de La Mira. Al fondo, aún con poca presencia de blancos, vemos las cumbres más elevadas del Circo de Gredos, el Almanzor, la Galana, Cabeza Nevada… y viajando con nuestra imaginación por los alrededores, acabamos hablando de las escaladas de Chilla, de Tejea, y de tantas otras que Tomás me comenta que le hubiera gustado hacer… percibo un fondo de entusiasmo y sin decírselo, comienzo a hacer un ágil repaso de las paredes, crestas o agujas que tengo anotadas en la libreta y que esperan una primera ascensión y evalúo en cuál de ellas gozaría con su escalada.

Hay almas alpinas que continúan hablando con las rocas, con los torrentes y con los hielos… son personas que con el paso de los años fueron fusionándose con las montañas, hasta que su modo de pensar, de actuar y de ser, quedó directamente influenciado por ese vínculo permanente, sólido y atemporal.

Aún sin conocerle, sin haber escuchado nunca su peculiar voz, sin haber escritos que delaten su modo de pensar, hay una manera de conocer la relación íntima de Tomás con las montañas, para ello, habrá que mirar con delicadeza y detenimiento las chorreras heladas de la cara sur del Yelmo, la silueta del desafiante Petit Dru, los muros helados de Gavarnie, los relieves del Mono, La Vela o Punta Acuña, o tantas otras imágenes captadas por su cámara, que hablan sin palabras del amor de un hombre que creció insertado en las montañas.

Gracias Tomás… Gracias Maripi.

09

Anuncios

4 pensamientos en “Tomás Mesón… una mirada a las montañas

    • Hola Juan.
      Como sabes, os tengo un aprecio grande a todos, a Ángel, a Tomás, a Julio, a ti.
      Sois todos gente noble y que vivís la montaña de una manera muy bonita.
      Un abrazo grande y a ver si en breve nos podemos ver para escalar juntos.
      David.

  1. Muy bonito David,consigues hacernos recorrer y reconocer(o descubrir) a una persona mediante palabras,la mejor carta de presentación.
    Enhorabuena,un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s