Los croquis del “Macario”

Presentación1

Artículo basado en imágenes y apuntes de Julio Blázquez Garro.

Cuando subes por el Carril del Galayar, irremediablemente te habrás topado con su nombre en una de las fuentes donde habitualmente reponemos fuerzas cuando los meses de calor van endureciendo la subida al refugio Antonio Victory.

Macario Blázquez… así se llama. Muchos jóvenes escaladores tal vez hayan oído hablar poco de él, como tampoco le serán familiares otros nombres, el de los grandes del Galayar, aquellos con los cuales mantuvo una sólida amistad, la cual perdura con los que aún están en vida. Entre sus amigos están o estuvieron, José María Galilea, Teógenes Díaz, Ricardo Rubio, Pepín Foliot, Félix Méndez, Antonio Flores, César Perez de Tudela, Antonio Ayuso, Antonio Espías, Salvador Rivas, Pedro Acuña, Paco Brasas, Ángel Rituerto, Carlos Soria, Antonio Riaño, Paco Aguado, Juan Lupión…

Todos ellos pasaban por el Bar el Galayar, “Casa Macario” de Guisando, antes y después de sus escaladas en las agujas graníticas de Los Galayos, bien para comer o cenar, o bien para dormir en el gran salón, donde en ocasiones llegaban a pernoctar más de cien escaladores provenientes de Madrid y de diversos puntos de la zona centro.

Macario Blázquez, de 81 años, hijo de guarda forestal, ya colaboraba desde pequeño con su padre en diferentes tareas en la sierra, tal como recoge el libro “Gredos, Vida y Pasión” de Carlos Frías.

Conocedor de casi todos los rincones de la sierra desde la niñez, incluso acompañaba al padre en las cacerías de machos monteses que Francisco Franco realizaba cuando venía a Gredos y que al padre le tocaba guiar.

Desde los catorce años ejerció de guía de montaña, acompañando a montañeros y escaladores por diferentes puntos de la sierra, labor por la que recibió el título de Guía de la Federación Española en 1957.

Macario Blázquez fue guarda del refugio Antonio Victory, labor que desarrolló hasta finales de la década de los ochenta, a la vez que compaginaba esta labor con la del mantenimiento del Bar el Galayar del cual era propietario y que constituía el verdadero punto de encuentro de los escaladores de la época.

Presentación2

Por su constante labor de apoyo a cuantos han ido acudiendo al Galayar en las décadas previas al nuevo milenio, Macario recibió bastantes menciones y homenajes como la Medalla de Honor de la Federación Española en 1960, el convertirse en socio de honor del Grupo de Alta Montaña del Club Peñalara y del Club Maliciosa o la de ser Socio de honor del Grupo de Alta Montaña Español, GAME, en 2002.

Su hijo, Julio Blázquez, un enamorado de los espacios verticales de la sierra y activo aperturista, con primeras ascensiones importantes tanto en Galayos como en riscos alejados donde la exploración aún no había llegado, como en el caso de la primera apertura en la alejada Lancha de la Bóveda, se encargó de ir recopilando croquis de Los Galayos y de las Berroqueras, logrando juntar en varios archivadores disponibles actualmente en el bar, muchas de las reseñas de las escaladas más llamativas que se han realizado en Los Galayos, algunas de ellas, dibujadas a mano por los aperturistas.

3

En el bar, actualmente regentado por Dani y Diego, nietos de Macario y escaladores gredenses activos, hemos dejado un archivador que complementa la documentación ya existente y en el que pueden consultarse un buen puñado de vías que suman alrededor de 10.200 nuevos metros de escalada, en trazados que hemos ido abriendo en la sierra desde 2008 hasta la actualidad. Son rutas distribuidas en riscos situados mayoritariamente en el Macizo Central de Gredos, en espacios donde el tránsito de escaladores no es habitual, pero que guardan verdaderos tesoros para aquellos que gustan de escaladas alejadas fuera de los terrenos más concurridos.

5

Anuncios

4 pensamientos en “Los croquis del “Macario”

  1. Tan valioso es el aporte de vuestras vías abiertas como el reconocimiento a estas personas que son testimonio puro de amor a la montaña. Gracias a ambos.

  2. David, gracias por presentarnos y descubrirnos a Macario, este “personaje” de la sierra.
    A partir de ahora, todas vuestras escaladas en rincones serranos perdidos las podremos disfrutar mientras tomamos unas cervecitas..
    Un saludo.

    • Hola Nicolás.
      Pues si después de escalar un poco por Galayos te acercas por el bar antes del anochecer, allí encontrarás a Macario con un chatito de vino dispuesto a conversar… y es un libro abierto.
      Un abrazo y felicidades por las últimas incursiones gredenses, que los espias me han contado todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s