La suerte de nacer “mujer”

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Nueve de la noche bajo las faldas del Risco del Fraile de Cinco Lagunas.

Una cabra juguetona se acerca con la confianza del que se acerca a un amigo. Noto en sus ojos que no tiene un ápice de miedo, tal vez  haya olido mi carácter inofensivo con los animales.

Se acerca más y más, cinco, cuatro, tres metros…

La cabra me cae simpática, pero no debo flojear, nunca lo hago.

No tengo por costumbre dar de comer a las cabras, pero he de reconocer que ésta me ha caído en gracia y creo que espera que le de algo.

Me separo unos instantes y busco la bolsa de comida y de entre lo que llevo me pregunto qué le puede gustar que no sea insano para ella.

Me acerco poco a poco a la piedra desde la que me espera y extiendo mi mano que alberga dos colines de pan muy pequeños. La cabra, ante la proximidad de mi mano a su hocico, retrocede un poco pero sigue mirándome con confianza.

Aplasto los colines en la piedra para que los coma mejor y se acerca, da un soplido y el polvito del pan se extiende alrededor, pero lo come y vuelve a mirarme, y sé que hago mal, pero vuelvo a la mochila y vengo con cinco o seis pasas y dos orejones de albaricoque y vuelvo a dárselo.

La noche está fría pero no sopla nada de viento, me sigue mirando y creo que está cómoda a mi lado, y trato de hablar un poco con ella aunque sé que no me entiende, o tal vez sí…

Doy gracias de que “mi” cabra sea “mujer” y no “hombre”…

Creo que no tendrá que temer, sus cuernos no tienen valor, pasará desapercibida para los agentes, nadie pagará tres mil o cuatro mil euros por tener su cornamenta colgada de las paredes de un salón…

Tranquila, vivirás feliz en Gredos, saltarás de piedra en piedra, beberás de sus aguas, disfrutarás de sus pastos verdes y contemplarás todas las noches estrellas y siluetas rocosas recortadas a la luz de la luna llena.

Has tenido suerte, tal vez la suerte que no tendrán tu hermano o tu hijo, tuviste suerte de nacer mujer… vive en Gredos.

Gredos solitario, Gredos frágil…Gredos ¡Siempre!

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Anuncios

9 pensamientos en “La suerte de nacer “mujer”

  1. Buen relato, buenas sensaciones. Por unos momentos me transporta allí, cerca de las cumbres. Gracias por el tacto que demuestras con tus escritos. Es de agradecer.

  2. Qué bien lo cuentas, pronto viene el libro. Con estos relatos tan buenos me ha pasado cantidad de veces lo de la cabra, pero me resultaria imposible contarlo como lo haces tú. Eres bueno escalando y contando historias. Pronto nos vemos.

    • Hola Juan. Me alegra mucho que te guste el relato de la cabra. Ahora que ya están empezando a caer las primeras nieves, a ver si quedamos para ir haciendo alguna, que luego entra de lleno el invierno y ya tenemos que dedicarnos a otras cosas. Un abrazo.

    • Hi Monika, thanks to write us. In our mountains there aren´t caribous, this is not Sweden, but there are a lot of “cabras”, they live in Gredos and in Pedriza… Do you remember?.
      Kisses from Spain.
      Alegría and David.

  3. David, me ha encantado tu texto. Trasmites una sensibilidad enorme y se nota el amor que sientes por las montañas. Sigue regalándonos tus palabras.

    • Muchas gracias Galagua.
      Espero poder seguir contando esas situaciones que las montañas nos ofrecen.
      Muchas gracias por intervenir en el blog, ojalá puedas seguir leyendo en él historias que te entretengan.
      Saludos. David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s