Atardecer rojo en Essaouira

Imagen

Ocurrió en un frío día de febrero de hace tres años…

“Atardecer Rojo en Essaouira” es de largo y con diferencia, la vía más expuesta que hemos abierto hasta ahora en Gredos y en la que por primera y única vez, he sentido el susurro frío e inerte de la posibilidad del accidente de un compañero.

En la apertura de esta pequeña vía, el azar hizo que me tocara asegurar un largo en el cual, Diego, en una mañana muy gélida y blanca, entró poco a poco, de manera suave y posiblemente engañado por la aparente amabilidad de la roca, en una dimensión en la que hubo de aceptar que ya no era posible la vuelta atrás.

Solo su pericia y la conservación de una relativa calma, posibilitaron que el día finalizara con algo de tensión pero sin consecuencias para él.

Siento como un error propio, el no haber analizado en profundidad la aguja antes de meternos en ella y el haberle dejado iniciar ese largo. De haberlo hecho yo, me hubiera bajado antes de entrar en la placa.

No se lo he dicho nunca, aunque tal vez ahora lo lea, pero en muchísimas ocasiones, me viene al pensamiento el flash de verle inmóvil en mitad de la placa final, sin posibilidad de poder proteger, sin posibilidad de descender, entregado a la certeza de que la única alternativa posible era seguir y seguir…

Esta sensación de que su historia y mi historia podrían haber tomado un rumbo impredecible en esos instantes, ha llegado a provocarme bastante desasosiego interno en esa zona difícil de describir y en la que acumulamos dolores difícilmente compartibles y que de vez en cuando se hacen presentes de manera cíclica.

A pesar de que nunca he tenido la sensación personal de haber pasado por ese trance, no desearía entrar en ese estado de coquetear con el valor primigenio de la conservación del latido vital, aunque en ocasiones y sobre el terreno, no es fácil distinguir la línea que separa lo razonable de lo expuesto.

Con frecuencia me pregunto si tiene sentido exponer voluntariamente por encima de lo razonable para la consecución de un objetivo alpino, entendiendo que tanto los límites físicos y psíquicos propios, como la idea de lo razonable, varía sustancialmente de unas personas a otras. Pero formulada esa pregunta hacia mí mismo y con validez única para mí mismo, la respuesta siempre es: No.

El dejar de existir prematuramente es una tragedia. Cuando ocurre, siempre pienso en las cosas que a esa persona le quedaron por hacer, en todo lo que le restaba por vivir y sobre todo, intento imaginar el dolor perenne que involuntariamente y a partir de ese momento deja en el corazón de las personas a las que amaba y que a su vez le esperaban.

Imagen

Anuncios

4 pensamientos en “Atardecer rojo en Essaouira

  1. Asumir riesgos??. riesgos asumibles??
    Eres de los míos y lo de asumir riesgos excesivos dentro de lo considerable no me entra en mi macuto. Pero hay veces que llevamos macutos demasiado grandes, donde caben muchas más cosas de las que necesitamos…creo me entiendes.
    Un abrazo

    • Hola Nicolás.
      Es difícil a veces saber dónde está el riesgo y dónde no. Un simple enganchón de los crampones en una pendiente de nieve dura puede darte un buen disgusto en un terreno de apariencia amable.
      Creo que en la montaña, en todas sus facetas, debemos andar con mil ojos… y en el macuto, tal vez llevar lo necesario y poco más, para ir ligeros.
      Un abrazo y buenas ascensiones.
      David.

  2. Vaya ejercicio de sinceridad, David. Tuvisteis que pasarlas moradas, pero cuando no hay salida posible el único camino es hacia delante, por duro que sea.
    ¡Qué difícil es establecer la linea entre lo razonable y lo expuesto!

    Bonito post 😉

    • Hola Zero.
      ¡Qué alegría tener noticias tuyas!. Es verdad que en ocasiones, es difícil diferenciar hasta dónde podemos llegar… En mis escaladas y ascensiones, actividades que nunca se han salido de “lo normal”, creo haber tenido claro siempre dónde estaba el límite, aunque es verdad que más de una vez, algún suspiro ha salido desde dentro…
      Te envío un abrazo grande.
      David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s